africa

El héroe del genocidio ruandés: “En Ruanda me quieren vivo o muerto”

africa, Notícias l
  • Entrevista a Paul Rusesabagina en cuya historia se inspiró la película ‘Hotel Ruanda’ que, sin embargo, es una de las persona más odiadas del régimen de Kagame

  • Durante el genocidio Rusesabagina refugió en el hotel Des Milles Collines a 1.268 personas tutsis que lograron salir vivas de la masacre

  • Él era hutu, aunque estaba casado con una mujer tutsi, lo que le convertía en un traidor. Después del genocidio, tuvo que huir de Ruanda en 1996 tras haber criticado al Gobierno tutsi y recibir amenazas de muerte.

Paul Rusesabagina, en cuya historia se inspiró la película 'Hotel Ruanda', es hoy uno de los hombres más odiados del régimen de Kagame/ Fotografía: Jon Cuesta

Paul Rusesabagina, en cuya historia se inspiró la película ‘Hotel Ruanda’, es hoy uno de los hombres más odiados del régimen de Kagame/ Fotografía: Jon Cuesta

Paul Rusesabagina conducía por la nacional cuatro camino de Bruselas cuando un coche rojo con cinco africanos en su interior le adelantó a toda velocidad. Tras ponerse delante de su coche, redujeron bruscamente la marcha. “Traté de adelantarles, pero cada vez que lo hacía cambiaban el sentido para impedírmelo”. Finalmente, volvieron a disminuir la marcha y le indicaron que pasara. Paul invadió el carril contrario para adelantar y el coche rojo volvió a acelerar, imposibilitando la maniobra de adelantamiento. “Me estrellé contra un camión y mi coche quedó totalmente destrozado”, recuerda. “Escapé de la muerte de puro milagro”. (más…)

Protesta de universitarios en Bamako

Notícias l

Cientos de estudiantes salieron a las calles de Bamako en protesta por la suspensión de las clases tras el golpe de Estado del 22 de marzo y la crisis política e institucional. En una marcha pacífica que partió de los campus universitarios en el barrio de Badalabougou y llegó hasta las oficinas del primer ministro donde se hizo una sentada, los estudiantes denunciaron los graves daños a su formación y la falta de pago de las becas. Estas ayudas son “el único medio de subistencia para miles de nosotros”, dijeron manifestantes a la prensa local.

(más…)

Marie Elene y el ejército fantasma

Notícias l

Amanece en el kilómetro cero de África. La lluvia, que siempre es un buen presagio, nos despierta al golpear con fuerza el techo de chapa. Hora de ducharse con un cubo de agua calentada al fuego, tomar un café bien cargado y subir al Landcruiser con las chicas de Médicos Sin Fronteras, que ya llevan un buen rato despiertas. El pequeño hospital al que vamos se levanta en medio de la selva como una caja azul cielo, un lugar que aquí marca la diferencia entre vivir o morir de algo que en España se trata con una pastilla.

(más…)

La falta de financiación puede acabar el 25% de las ONG

Notícias l

Nada será como antes en el tercer sector social. Eso asegura un informe elaborado por Esade, Fundación la Caixa y Fundación PwC que asegura que la financiación de las ONG españolas caerá hasta un 15% en los próximos años. El director del Instituto de Innovación Social de Esade, Ignasi Carreras, augura además que “entre el 20 y el 25% de las ONG pasarán de ser activas a inactivas”.

(más…)

Alberto Rojas: El farero de Mogadiscio

Notícias l

“¿Dónde vamos ahora?”. “Vamos a la zona del faro. Es lo último que nos queda por ver”. Bashir coge su móvil y marca un teléfono. “Esa zona pertenece a otra milicia, tengo que pedir permiso y pagarles algo por entrar”. En somalí, Bashir habla con alguien al otro lado de la línea y después ordena a los suyos, la escolta armada del Toyota, que se pongan en marcha.

(más…)

Comprar un camello

Notícias l

Lleva un bastón apoyando en un hombro y cubre sus piernas con una colorida manta de cuadros blaugranas. Sus orejas están perforadas; sus dientes, hechos un asco. Sus treinta y ocho años equivalen a unos sesenta de los nuestros. El sol, en esta zona casi desértica del norte de Kenia, aplatana. Lemaya Liobor, comerciante de la tribu rendille, ha caminado tres días desde Ngurnit para llegar al mercado de ganado de Merille -donde se venden cabras, vacas y camellos-, y puede que se vuelva sin haber cerrado una sola venta.

Vengo a pie, pero vuelvo en coche“, aclara. Todo apunta a que la vuelta, aun motorizada, será con las manos vacías: el mercado está a punto de cerrar y no ha logrado acordar un buen precio para desprenderse de ninguno de sus camellos.

Tampoco es de extrañar, porque pide entre sesenta y setenta mil chelines kenianos por cada animal. Pero su experiencia le avisa de que la paciencia da sus beneficios. Cuando pregunto (a secas) quién cuida de su rebaño, de unos cuarenta camellos, se apresura a decir -traductor mediante- que contrata a gente para eso, pero que sus hijos van al colegio.

Un poco más allá, a una distancia de unas veinte boñigas frescas de estos cuadrúpedos, y unos treinta centímetros más abajo que Lemaya, está Losubo Galgideleh, con un maltrecho sombrero de vaquero calado en el melón. Aunque lo suyo, más que las vacas, son los camellos.

Hoy ha pagado treinta y cuatro mil chelines por un bicho jorobado de siete años. Como los animales son de lo más asustadizo y no logra amarrar su nueva adquisición, optamos por una foto general. Y ahí está, posando.

El comprador tiene intención de quedarse con el camello unas semanas y, luego, pretende colocarlo por cincuenta o sesenta mil chelines en el mercado de Isiolo, unos 140 kilómetros al sur de Rendille por la que puede que sea la mejor carretera por la que he transitado en más de dos años en Kenia. La calzada, construida el pasado año y todavía sin un sólo socavón, llega, literalmente, hasta este mercado. Así pues, las indicaciones para llegar a Merille son de lo más sencillo: ¿Dónde está el mercado? Sigue la carretera hasta el final.

Durante el tiempo en el que el nuevo mamífero esté con su familia, sus siete hijos, su mujer (“¡tengo sólo una!“, afirma entre risotadas) y el propio Losubo beberán leche del animal. El líquido es mucho más blanco que la leche de vaca y tiene un sabor tan fuerte que da la sensación de estar lamiendo un camello. Una vez por semana, comen carne de camello. Una vez al día, comen.

En esta zona semiárida, el robo de ganado ha sido, tradicionalmente, el deporte preferido. Por eso, para tratar de minimizar el riesgo de hostias, la Unión Europea (qué buenos somos, qué sobredosis de altruismo, redios) ha financiado parte del mercado de Rendille. Aseguran que es un éxito. Es difícil saber si comparte esta impresión el tetris de cabras apiñadas que abandona el recinto en furgoneta.

(más…)